sábado, 21 de julio de 2012

MAPA FISIOLÓGICO DEL CUERPO HUMANO

Como si de un mapa callejero o un mapa de metro se tratara, se interconectan los sistemas y, dentro de ellos, los elementos entre sí. Las hormonas son autobuses, los fagocitos son la policía, las glándulas son las estaciones, las antenas telefónicas son los receptores y efectores… Está tan bien explicado que no sólo es muy útil para aquellos estudiantes de carreras biosanitarias, también puede resultar muy útil a cualquiera que desee echar un vistazo a la punta del iceberg de nuestra complejidad interior.

El ser humano es una máquina extremadamente compleja de la cual aún desconocemos mucho de su funcionamiento o fisiología. La enorme cantidad de interacciones físicas y químicas que tienen lugar en una pequeña zona de nuestro cuerpo en una fracción de segundo es apabullante. Tanto es así, que al descubrir la enorme la complejidad de lo pequeño puedes llegar a sentirte tan minúsculo como cuando observas la enorme extensión del universo.
Comprender y relacionar todos esos procesos entre sí resulta muy difícil y, a partir de cierta complejidad, imposible. Por eso, los diagramas, los esquemas y los mapas son imprescindibles para comprender la fisiología (especialmente la fisiología humana por ser de las más complejas y estudiadas por razones obvias).
En el libro “Bases fisiológicas de la práctica médica”, Best & Taylor Mario Dvorkin, Romina Romano y Eduardo Mercovich se esforzaron en crear un mapa excepcional: Global, didáctico y muy desarrollado sobre lo principal de los sistemas fisiológico del ser humano (a excepción del reproductor). Para que se hagan una idea de su extensión: En la versión en papel, ocupa 8 páginas de 55 x 80 cm. Hacer click en la imagen para verlo al completo (cambio el enlace por la caída de la web original, supongo que debida al efecto Menéame):





No hay comentarios.:

Publicar un comentario